Cómo actuar: Los 5 pasos a seguir ante un accidente laboral

Información de interés 14/09/2021

Cómo actuar: Los 5 pasos a seguir ante un accidente laboral

Ser testigo o sufrir un accidente ocurrido en el trabajo no es una tesitura agradable para nadie. Mutuas, partes, indemnizaciones, medidas de seguridad, bajas… son muchos los elementos que entran en juego ante una situación laboral como esta.

Por suerte, las actuales normativas laborales de prevención (así como las medidas de seguridad que son obligatorias en cualquier actividad profesional en función de sus características) permiten prevenir y reducir notablemente este riesgo. Sin embargo, la imposibilidad de poder controlar todas las circunstancias posible hace que, hoy día, sigan teniendo lugar accidentes laborales, y es fundamental que, si somos testigos de uno, sepamos lo que debemos hacer.

Índice:

Qué se considera un accidente asociado al trabajo

prevencion-seguridad-ante-accidente-laboral-en-el-trabajo-4


Los accidentes laborales están regulados y definidos por la Ley de Seguridad Social, por lo que podemos encontrar su definición en el BOE en el que se expone el Real Decreto correspondiente, donde se describe un accidente laboral como “toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena”.

La parte más confusa de esta definición viene en el “con ocasión o por consecuencia del”, ya que indican que la causa del accidente puede provocarse en el lugar de trabajo o desarrollo de la jornada, así como por acciones derivadas o asociadas a la actividad laboral, como son los desplazamientos asociados al trabajo, por ejemplo. En cualquier caso, la ley regula y especifica qué tipo de acciones se incluyen dentro de esta definición.

Tal y como hemos expuesto, los accidentes provocados por tener que ir o volver del trabajo se considerarán accidentes laborales, por ejemplo, ya que el motivo de ese desplazamiento era el desarrollo de la actividad profesional. Otros casos de accidente laboral son:

  • Los que se producen fuera del centro de trabajo pero mientras se desarrolla la actividad profesional, como ocurre con trabajadores que trabajan a domicilio, por ejemplo.
  • Al realizar alguno de los llamados “actos de salvamiento” cuando éstos tengan relación con el trabajo.
  • En caso de desarrollar una enfermedad no profesional por motivos laborales, o un agravamiento de la misma
  • Al estar realizando tareas encomendadas por un superior.

Una vez que ya los conoces, ¿cómo has de actuar si presencias o sufres un accidente laboral?


Cómo actuar y reportar un accidente de trabajo

prevencion-seguridad-ante-accidente-laboral-en-el-trabajo-3


Ante un accidente de trabajo, nos podemos encontrar con diferentes posibles situaciones:

  • Si el accidente se produce en el centro de trabajo, debemos comunicárselo a nuestro superior directo de inmediato, si es posible junto a quienes hayan presenciado el accidente.
  • Si, por el contrario, el accidente no se ha producido en el centro de trabajo habitual, tendremos que avisar al responsable de ese centro además de a nuestro superior lo antes posible.
  • Y si el accidente tiene lugar en el trayecto de ida o vuelta al trabajo, los llamados accidentes “in itinere”, habrá que realizar otro tipo de procedimientos, pues en estos casos es necesario justificar que el accidente se ha dado precisamente en se momento. Para ello se puede recurrir a testigos, justificantes de transporte, informes policiales o de asistencia médica.

Los accidentes leves, en muchas ocasiones, podrán atenderse con el propio material médico presente en toda empresa. Pero si es necesaria asistencia médica, habrá que aportar un volante al trabajador para que éste pueda entregarlo y ser asistido en la mutua de la empresa. Por supuesto, si el accidente ha sido grave, lo importante es contactar con el servicio de urgencias y buscar asistencia médica inmediata para el accidentado.

En cualquiera de estos casos, exceptuando la mayor gravedad, situación en la que lo fundamental es que el servicio médico de urgencias se persone lo antes posible, los pasos a seguir ante un accidente laboral incluyen:


1. Trasladar lo sucedido

Comunicar al superior correspondiente lo que ha pasado y dar detalles del accidente que ha tenido lugar.


2. Acudir a la aseguradora o mutua

Ir a la mutua o compañía aseguradora correspondiente con la que trabaje nuestra empresa. Allí nos ofrecerán la asistencia médica necesaria así como, si hemos tenido que acudir al servicio público de salud (en caso de gravedad o urgencia) tendremos que aportar los informes y justificantes de las pruebas que nos hayan realizado.


3. Notificación escrita

Una empresa en la que tiene lugar un accidente laboral debe ser notificada por escrito con acuse de recibo. En este texto habrá que exponer y describir detalladamente todo lo que ha ocurrido, tanto a nivel de la narración del propio accidente como la atención médica recibida y la documentación que la acompaña. Esto supone incluir elementos clave como el lugar, la hora y la tarea profesional que se estaba realizando cuando tuvo lugar el accidente.


4. Entrega del parte

Una vez realizado este procedimiento, el trabajador accidentado obtendrá un parte del accidente que ha tenido lugar por parte de la empresa. En este parte aparecen los datos de empresa y trabajador, una breve descripción de los hechos y las medidas que se han tomado ante el mismo.


5. Evaluación de riesgos

Ante accidentes laborales, es muy importante solicitar evaluaciones que permitan identificar causas, comprobar y corroborar los usos presentes de los equipos y medidas de seguridad oportunas, así como las posibilidades de mejora de los protocolos de actuación y prevención de riesgos de cada empresa.


La clave: la prevención como fundamento de la seguridad laboral

prevencion-seguridad-ante-accidente-laboral-en-el-trabajo-1


Si pensamos en una situación ideal, está claro que el objetivo de la seguridad laboral sería que no se produjera ningún accidente de trabajo. Si bien alcanzarlo es imposible, sí que está en nuestra mano, tanto si somos empresarios como trabajadores, velar por mantener todas las medidas de seguridad que nos permitan reducir al máximo esta posibilidad. Así como contar con los planes de Prevención de Riesgos Laborales (PRL) que sean necesarios para el desarrollo de nuestra actividad profesional.

Esto implica actuar desde diferentes frentes:

  • Evaluación de riesgos de cada uno de los puestos de trabajo y tareas desempeñadas en una empresa.
  • Obtención de los equipamientos de seguridad necesarios.
  • Formación e información de los trabajadores en materia de medidas de seguridad y prevención.
  • Y, sobre todo, asegurarse de que este conocimiento y formación se cumple y se pone en práctica por parte de los empleados.

Por suerte, hoy día contamos con multitud de empresas especializadas en seguridad laboral y prevención de riesgos que facilitan, asesoran y ponen en conocimiento de cada organización aquellas medidas y planes de actuación que permiten que, poco a poco, la tasa de accidentes laborales vaya en decrecimiento mientras que, en contraposición, la prevención y la seguridad laboral vayan ganando terreno hasta convertirse en elementos básicos que definan cualquier tarea o puesto de trabajo.