Cómo aprender inglés rápido: lo que no te habían contado

Consejos

Cómo aprender inglés rápido: lo que no te habían contado
Índice:

Que no te engañen: no hay trucos milagrosos para aprender inglés de forma rápida y sencilla que no pasen por echarle ganas y, sobre todo, tiempo.

Sin embargo, sí que es cierto que el mundo de la pedagogía y la educación han desarrollado numerosas técnicas en materia de idiomas que se comprueba cómo ayudan a quienes quieren aprender inglés a introducir este idioma de forma más sencilla. Y a mayor velocidad.


Aprender inglés más rápidamente es posible


¿Qué significa aprender un idioma más o menos rápido? ¿Ser capaz de hablar en más situaciones antes? ¿Dominar más palabras y vocabulario cada semana? Sí y no. Está claro que a la hora de saber inglés, poder defendernos y conocer el significado de las palabras, así como las estructuras gramaticales, es importante. Pero no es lo que marca la velocidad de aprendizaje en su conjunto.

Según la pirámide de Cody Blair, aprendemos el 15% de lo que leemos y escuchamos, pero somos capaces de retener el 75% de lo que practicamos. Es decir: de lo que aplicamos al mundo. Y aplicar una lengua como el inglés es ser capaz, progresivamente, de ir pensando y construyendo el mundo en ese idioma, es decir: ir adquiriendo un conocimiento práctico e integrado de todo lo que vamos aprendiendo de manera teórica.

De esta forma, los métodos o técnicas que te permitirán aprender inglés de forma sencilla unen, por un lado, aquellas que nos facilitan integrar palabras o estructuras gramaticales y, por otro, la práctica dentro de una visión global de la lengua. Es decir: dentro de lo que esas palabras o estructuras nos permiten decir del mundo. En definitiva, la clava está en darle un uso práctico e integral a todo lo que vamos aprendiendo para que este aprendizaje se interiorice más rápido y fácilmente.


Lo que hay que saber para aprender inglés de forma rápida y fácil


A la hora de buscar ese aprendizaje que nos es más rápido, lo ideal es comenzar optimizando directamente el estudio de aquellos temas o estructuras teóricas y gramaticales que aprendamos en nuestra clase o curso de inglés, para así poder aplicarlos al mundo y nuestra experiencia diaria de forma más sencilla. Por eso, iniciamos esta guía para mejorar el aprendizaje de inglés ofreciendo algunas técnicas que te ayudarán a interiorizar toda esa teoría que estás estudiando. Vamos a ello.


En el inglés como en cualquier aprendizaje, todo es cuestión de método de estudio


Antes de volcar o aplicar el inglés que vas aprendiendo en tu vida diaria, es importante contar con un método de estudio en el que sentemos las bases imprescindibles para, luego, poder ir desarrollando y aumentando nuestra capacidad de integrar el mundo que nos rodea en inglés.

Para ello, hay una clave que es la que marca todo método de estudio: la organización. De esta forma, organízate y establece el mejor método de estudio respondiendo a estas preguntas y decidiendo el horario que mejor te funciona:

  • Decide si estás más receptivo al estudio en horario nocturno o diurno.
  • Fija al menos 4 horas a la semana para estudiar y fijar las bases de todo lo que vas aprendiendo en tu curso de inglés.
  • Divide esas horas en tramos fijos de estudio, por ejemplo para dedicarlos a las 4 competencias básicas en inglés y el resto de idiomas: leer, escribir, escuchar y practicar ejercicios de gramática.
  • Identifica cuándo tienes que modificar ese esquema de estudio por el motivo que sea: un examen, incidir en un área que te cuesta más, etc.

Una vez que has decidido cuál es la mejor manera de organizar tu estudio, recuerda encontrar un lugar tranquilo y sin distracciones. Una vez lo tengas, enfoca cada área del estudio en ejercicios concretos de los temas que estés viendo en clase de inglés, y recuerda escribir y hablar en voz alta mientras estudias para mejorar la memorización.


Aprende a optimizar tu estudio de la gramática inglesa


Dentro de la gramática que estudiamos en inglés, hay áreas o usos que se nos resisten especialmente. Sobre todo por la capacidad de retención que exigen y que, alejada del uso real de las estructuras gramaticales, es muy difícil interiorizar. Por ello, te ofrecemos un truco para que utilices en cualquier área gramatical que te cueste. Nosotros usaremos un clásico dentro de aquellos que más postillas levanta entre los estudiantes: el uso de los phrasal verbs.

  1. Una vez al día, escoge un phrasal verb, puedes hacerlo aquí.
  2. Observa ejemplos de cómo se utiliza ese verbo y piensa una frase que puedas aplicar a tu vida diaria con ese verbo.
  3. A lo largo del día, haz variaciones en función de las situaciones que vivas para aplicar distintas opciones del mismo. Así estarás construyendo ejemplos desde situaciones reales, que te ayudarán a integrar el significado del verbo y su uso.

Esto lo puedes aplicar a cualquier estructura gramatical o uso del idioma, como un tiempo verbal, buscando ejemplos de utilización y aplicándolos a algo que tenga que ver con tu vida diaria ese día. Así integrarás cómo funciona esa estructura gramatical de una forma más natural.


¿Problemas para retener y memorizar vocabulario en inglés?


Al igual que en el caso anterior, lo más eficaz para retener palabras con poco esfuerzo y mejorar nuestro vocabulario de la lengua inglesa de manera rápida y sencilla es ir buscando, cuando nos sea posible, el significado de aquellos objetos o expresiones que vamos utilizando a lo largo del día.

Para ello, aprovechar las situaciones que se nos presenten de forma natural y dedicar unos minutos a pensar en inglés y buscar las palabras más asociadas a ellas nos hará integrarlas de forma mucho más espontánea. Por ejemplo, si un día tenemos que ir al médico y nos toca esperar en la consulta, podemos buscar el significado de todo aquello que asociemos o vayamos viendo: enfermera, consulta, paciente, medicina, análisis, etc.

Así podremos ir construyendo frases sencillas en las que introducimos esas palabras desde una situación real, de hecho, si las frases describen aquello que vas viendo, mucho mejor. Para este tipo de técnicas, uno de los mejores diccionarios online de inglés que puedes usar en tu móvil cuando lo necesites es el diccionario Pons.


Llena de inglés tu vida y aprenderás de manera rápida y ágil


Una vez que tienes estas técnicas centradas en el contenido que vas aprendiendo en clase de inglés, puedes incluir hábitos que te ayudarán a ir integrando el idioma poco a poco, de forma que las estructuras gramaticales y palabras se vayan asentando de forma natural, facilitando el aprendizaje:

  • Un clásico: escucha música inglesa y elige el inglés para ver series y películas. Si además quieres fijarte bien en todo detalle y hacer una inmersión más a fondo, selecciona los subtítulos también en inglés.
  • Intenta ir traduciendo mentalmente situaciones que ocurren a tu alrededor.
  • Selecciona el inglés como idioma para tu móvil y ordenador.
  • Lee en inglés.
  • Acude a intercambios de inglés en tu ciudad.

Al final, estos sencillos hábitos en tu día a día te harán aprender inglés sin darte cuenta, ya que lo que provocan es que te rodees del idioma de forma real, de tal manera que te lo vayas encontrando sin buscarlo ni tener que ponerte a estudiar directamente la teoría, lo cual nunca deja de ser necesario.

Ahora, ya puedes poner en práctica todos estos consejos y, como siempre, compleméntalos con clases en las que puedas participar y hablar con otros compañeros así como tener profesores a los que acudir. Son ellos los que nos permiten identificar y aprender de nuestros errores para mejorar el aprendizaje del idioma. Así que no dudes en buscar la academia más adecuada para ti y practicar estos tips con los que aprenderás inglés de forma natural, rápida y sencilla. ¡Compruébalo!