Cómo secar y tender la ropa cuando llueve

Consejos 08/09/2021

Cómo secar y tender la ropa cuando llueve

¿Vives en una casa sin secadora? Bienvenido al club. En estos casos, los días de lluvia se vuelven un auténtico quebradero de cabeza para poder tender toda esa ropa que, sorpresa: hemos decidido lavar justo en el peor momento. Pero no desesperes, como sabemos que esto es algo que nos pasa a todos constantemente, hemos recopilado y buscado los mejores trucos para evitar vernos bajo un montón de ropa húmeda con la que no sabemos bien qué hacer.

Y, para empezar de la mejor manera, en vez de pensar en cómo nuestra ropa se arruinará con la lluvia, vamos a ser previsores: recuerda, antes de poner la lavadora, ¡mira la previsión del tiempo en tu localidad! Así, podrás anticiparte a imprevistos meteorológicos. Aunque, a veces, esto es imposible y el chaparrón nos pilla fuera de casa o llega cuando nadie contaba con él. ¿Qué hacemos con nuestra ropa cuando llegamos y comprobamos que, efectivamente, la lluvia la ha dejado empapada? Presta atención.


¿Qué le pasa a la ropa mojada por la lluvia?


A la hora de recoger ropa que se nos ha mojado por la lluvia, tenemos 2 opciones:

  1. Que la ropa esté húmeda.
  2. Que ya le haya dado tiempo a secarse.

Ante esta última opción, nos puede surgir la duda de si es mala idea guardar la ropa seca, aunque le haya caído un chaparrón, total, al fin y al cabo es agua. Pero cuidado, hay cosas que debes saber de la ropa que se ha mojado por la lluvia.

Actualmente, el aire que respiramos, sobre todo en las ciudades, no tiene una calidad tan buena como podríamos esperar. Esto significa que en él flotan partículas químicas y suciedad que, al llover, son arrastradas por las gotas de lluvia y, si caen en nuestra ropa, se depositan en ella.


¡Cuidado con usar ropa que se ha mojado por la lluvia!


Si te fijas, aunque la ropa que se ha mojado por la lluvia esté completamente seca, en muchas ocasiones olerá de forma extraña. No tiene por qué ser un mal olor, pero el hecho de que la ropa que se ha humedecido y secado tras llover suela tener algún olor característico nos indica que ese agua que ha caído contenía partículas químicas o suciedad del aire.

Una vez estas partículas están en la ropa, al usarla, entrarán en contacto con nuestra piel, lo que puede irritar nuestra piel o provocarnos afecciones como dermatitis, alergias o eczemas. Por eso, sea cual sea el estado en que te encuentres tu colada pasada por la lluvia, ¡no se te ocurra guardarla como si nada! Lávala de nuevo y no te preocupes, a continuación te desvelamos las claves para que sepas qué puedes hacer si te toca tender cuando llueve.


Antes de tender la ropa, ¡ten esto en cuenta!


Si, aún lloviendo, necesitas poner o tender una lavadora, lo primero que debes saber es que cuentas con varias opciones y ninguna requiere de una secadora. Lo primero que debemos decidir es si, a pesar de la lluvia, vamos a tender fuera o lo haremos dentro.

Lo más habitual en estos días es tender en el interior, pero en caso de que no tengas medios para ello, una opción para tender en el tendedero exterior es cubrirlo bien con un plástico, asegurándote de que la ropa se mantiene seca bajo él.

Para ello, necesitaremos un plástico que cubra toda la extensión en la que hemos tendido y algo para agarrarlo, para lo cual incluso las propias pinzas de tender nos pueden servir. Y, si logras crear cierta inclinación, conseguirás que el agua resbale, previniendo que se creen bolsas de agua sobre el plástico que has colocado encima de tu colada.

Pero si vamos a tomar la opción de tender en el interior, lo más normal es que cuentes con un tendedero. En este caso, te recomendamos tomar 2 consideraciones previas:

  • Escoge una habitación bien ventilada. Con esto, conseguirás que la ropa se seque con más rapidez y no se generará sensación de humedad en la estancia.
  • Por otro lado, no olvides que muchas casas cuentan con radiadores que nos pueden hacer las veces de pequeños tendederos, sobre todo para complementos o prendas como pueden ser calcetines o ropa interior. Además, si estamos en los meses de frío y usando la calefacción, la ropa se secará mucho más rápido.


El desconocido potencial del tendedero. Como lo oyes


Un tendedero es uno de los objetos más prácticos que podemos encontrar en una casa. En momentos de lluvia como los que estamos relatando, nos ha salvado a más de uno, además de ser un espacio extra donde tender nuestra ropa en cualquier momento. Pero hay formas y formas de tender, y para situaciones en las que economizar el espacio del tendedero es fundamental, te dejamos algunos consejos:

  • Tiende las prendas más pesadas del revés, secarán más rápido y sólo tendrás que darles la vuelta cuando vayas a guardarlas.
  • Puedes utilizar ventiladores si necesitas ganar un extra de tiempo en el secado de tu ropa. Los hay incluso específicos para esta función.
  • Cuelga perchas del tendedero y coloca en ellas prendas como camisas o chaquetas. Ayudarás a mantener la forma de los hombros y ganarás espacio para tender.
  • Aprovecha los pequeños huecos para calcetines o complementos como corbatas.

Y si quieres seguir descubriendo curiosidades prácticas, puede que te sorprenda saber que existen tendederos eléctricos, que calientan tu ropa para que su secado sea aún más rápido y eficiente.


El milagro del congelador para secar tu ropa


Como lo lees: el congelador puede ser tu salvación para secar la ropa dentro de casa. Es cierto que su capacidad no está pensada para este propósito, pero nos puede dar ese espacio justo para la prenda que nos faltaba.

¿Y cómo funciona? Pues resulta que el agua que hace que la ropa esté húmeda, al entrar al congelador pasa a estado sólido, es decir, la ropa se congela. Entonces, ocurre la sublimación, una reacción molecular que se da en el agua y que hará que “huyan” de la prenda dejándola seca. Si quieres comprobarlo, sólo tienes que meter una prenda y esperar, eso sí, ¡recuerda meterla dentro de una bolsa!

En cualquier caso, si quieres mantener el mejor cuidado de tu ropa y complementos a la hora de hacer la colada en días de lluvia, no dejes de poner en práctica estos consejos la próxima vez que amenace tormenta.