¿Cómo superar el miedo al dentista?

Preguntas

¿Cómo superar el miedo al dentista?

El nerviosismo o miedo ante la idea de ir al dentista es una sensación muy habitual. Tanto en niños como en adultos, un gran número de personas siente esa fobia cuando empieza a notar algún dolor de muelas o se acerca la fecha de una cita dental, por ejemplo.

Incluso es habitual pensar en qué puedo tomar para ir tranquilo al dentista, buscando hallar una opción farmacológica que nos ayude. Por todo ello, en este artículo te contamos lo que necesitas saber sobre el miedo al dentista y cómo superarlo. Y en el caso de los más pequeños, no dudes en buscar un servicio de referencia de odontopediatría en Málaga para evitar esta situación.


Causas del miedo al dentista


Se estima que entre un 15% y un 25% de la población sufre algún tipo de fobia a ir al dentista. Este miedo al odontólogo puede tener distintas causas:

  1. Miedo al dolor: En muchos casos, el miedo a la visita al dentista tiene que ver con las expectativas de sufrir dolor durante la misma. Frente a otras visitas médicas, los tratamientos dentales se han asociado a menudo con dolor ante la sensibilidad dental o procesos como las extracciones. Sin embargo, el avance en el cuidado de estos tratamientos y las anestesias asociadas a aquellos que implican dolor, está consiguiendo acabar con este tópico.
  2. Vergüenza: “Tengo la boca fatal y me da vergüenza ir al dentista”, es una frase más común de lo que pueda parecer. En este caso la fobia tiene que ver con una sensación interna de que se nos va a juzgar por nuestro estado bucodental. En estos casos es importante saber que los odontólogos no juzgan a sus pacientes, y que han tratado y están preparados para tratar cualquier situación dental que, en muchos casos, no será tan mala o distinta del resto como pensamos.
  3. Miedo a las agujas y pinchazos: Este es un miedo muy habitual que trasciende la fobia al dentista y que, en este caso, se suele asociar con la anestesia dental.
  4. Miedo a la propia anestesia: Tiene que ver con el miedo a que nos duerman, sin embargo, en el dentista habitual no se utiliza anestesia general, sino formas de anestesia local de partes concretas de la boca.
  5. Experiencias pasadas: También es una causa frecuente del miedo a ir al dentista el haber sufrido alguna mala experiencia anterior. En este caso, es fundamental cambiar de clínica y buscar una opción que te aporte confianza. Si este es tu caso, te recomendamos que acudas a clínicas líderes en opiniones por parte de sus pacientes como naturadent.es, con ubicaciones en Capuchinos, La Unión y Cuarteles.
  6. Pérdida de control y espacio personal: Estas 2 causas están relacionadas con la sensación de invasión de nuestro espacio, lo que puede incomodar a algunos pacientes. Por otro lado, la sensación de que perdemos el control a la hora de dejar que un odontólogo trabaje en nuestra boca sin ver ni controlar lo que hace también puede ser fuente de ansiedad.

Además de estas causas, también se deben valorar trastornos previos, como pueden ser la ansiedad generalizada, la depresión o la agorafobia, entre otros.


Qué debes hacer para superar el miedo al dentista


Ante la sensación de ansiedad o pánico al dentista, lo primero que debes hacer es preguntarte de dónde viene el motivo de ese miedo, para así poder trabajar en superarlo. Saber si lo que te da miedo es el posible pinchazo, o la idea de que el dentista manipule tu boca con todo su instrumental, te será de gran ayuda. Una vez identificada en mayor o menor grado esta fuente de temor, puedes utilizar estas técnicas para superar el miedo al dentista:

  • Comunica tu fobia: Hablar con personas de confianza nos puede ser muy útil para superar el miedo al dentista por distintos motivos. En primer lugar, expresar la fobia siempre es un paso en la propia gestión para superar la misma. Al poner sobre la mesa el miedo nos acercamos a la posibilidad de trabajar sobre él. En segundo lugar, nos ayudará recibir el relato de buenas experiencias y el ánimo o apoyo de las personas que nos rodean.
  • Haz ejercicios para controlar el miedo a la visita dental: Principalmente serán ejercicios de respiración como los que se realizan en casos de ansiedad. La respiración diafragmática y tranquila nos ayudará a enfrentar esta fobia.

Otro recurso que puede ser de ayuda es, cuando sientas que llega la ansiedad o el nerviosismo al dentista, piensa en los beneficios que obtendrás de tu tratamiento. Centrarse en el resultado y lo positivo del mismo ayuda a desplazar los pensamientos negativos que te provocan el miedo a ir al dentista.


¿Cómo se llama el miedo al dentista?


El miedo a ir al dentista tiene un nombre concreto: odontofobia. Sin embargo, es importante discernir entre miedo al dentista o ansiedad dental, ya que en el primer caso estamos hablando de un miedo más incapacitante.

Esta es una cuestión meramente gradual, mientras que la ansiedad es menos intensa hay quien siente auténtico pánico a ir a la consulta dental, lo que puede llegar a paralizar a una persona por completo. En cualquier caso, lo importante es abordarlo cuanto antes teniendo claro que la salud bucodental debe ser una prioridad, buscando así las vías más adaptadas para superar el miedo al dentista.

Preguntas